• PERIÓDICO LA NOTA

MÉDICOS DEL IMSS JALISCO PRUEBAN TRATAMIENTO PARA FRENAR COVID-19


Médicos del Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) en Jalisco trabajan en un tratamiento que podría inhibir el impacto del COVID-19 en humanos. Es una sustancia de varios compuestos como antioxidantes y elementos antiinflamatorios. Así lo afirmó Luis Felipe Jave, investigador titular del CIBO: “Tiene propiedades que podrían modular el comportamiento de una de las proteínas más importantes para que el virus pueda infectar”.

El tratamiento, denominado Vita Deyun, impulsado por empresarios jaliscienses, coadyuva a que la proteína de las células del cuerpo que permiten la entrada del coronavirus se vea disminuida, impidiendo que la proteína “S” del virus se adhiera, se reproduzca y afecte al organismo. El director general del CIBO, José Sánchez, dijo que para esta investigación se recibieron muestras de SARS-CoV-2 de 10 estados del país para analizar variantes en los resultados.

El siguiente paso será concluir las pruebas y después buscar las patentes y el registro.  Sánchez Corona añadió que esta investigación impulsa la misión de la institución, que es generar conocimiento científico para atender y mejorar la calidad de la medicina para la derechohabiencia, sobre todo en el contexto de la pandemia.

Luego de los primeros análisis hechos a la reacción in vitro del coronavirus ante el compuesto Vita Deyun, impulsado por empresarios jaliscienses, que se estudia en el Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO), los profesionales han comenzado a aplicar pruebas en pacientes con el virus. El director general del CIBO, José Sánchez Corona, explicó que hasta ahora son 120 los pacientes que, de manera voluntaria, aceptaron tomar el tratamiento y quienes “mostraron reacciones favorables a éste” consiguiendo que, tras el periodo de aislamiento, todos resultaron negativo al virus en una segunda prueba PCR. 

Entre ellos, dijo, se encontraron pacientes con sintomatología, asintomáticos y hospitalizados que debieron ser intubados.  A partir de ahora, el siguiente paso será la aplicación de un proyecto de seguimiento clínico, mediante el cual se analizarán las reacciones de otros 100 pacientes, pues es necesario observar con mayor detalle los resultados de las proteínas ante el Vita Deyun desde la sangre de los pacientes, porque podría tener otras consecuencias relacionadas con la coagulación.

“En el proyecto clínico que hicimos calculamos una muestra de 100 pacientes más, quienes deberán firmar un consentimiento informado. A partir de este análisis se han creado más líneas de investigación y es por eso que es necesario aplicarlo a pacientes más allá de seguir in vitro, para analizar cuáles son todas las maneras posibles en las que las proteínas pueden reaccionar”, expresó. Luis Felipe Jave, explicó que después se deberán demostrar los resultados para el posterior registro del componente para obtener el aval de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).