• PERIÓDICO LA NOTA

DETIENEN TRASPLANTES DE ÓRGANOS POR PANDEMIA POR EL COVID-19


Más de 5 mil personas en Jalisco que estaban a la espera de un trasplante de órgano se han visto afectadas por la emergencia sanitaria por el COVID-19, cabe destacar que estos pacientes cada vez tienen un servicio de salud más limitado ya que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), no cubre los procedimientos de un trasplante.

Desde marzo pasado a nivel nacional se suspendió el programa de trasplantes y tejidos. En el caso de Jalisco, hay cinco mil 533 pacientes en lista de espera. El secretario ejecutivo del Centro Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos, Francisco Javier Monteón Ramos, declara que están a la espera de que se reanude el programa. En el primer trimestre de este año (con corte a la tercera semana de marzo), antes de que iniciara la emergencia sanitaria por el COVID-19, en Jalisco se realizaron 255 trasplantes de órganos, tanto de donantes vivos como cadavéricos, según el Centro Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos (CETOT).

En marzo pasado, el Centro Nacional de Trasplantes lanzó una serie de recomendaciones para la suspensión del programa de órganos y tejidos en todo el país para evitar riesgos en los pacientes. Aún no hay una fecha para reanudar el programa, pero los pacientes ya están a la espera, ya que antes de la pandemia se llevaba un buen ritmo.

Aunque Jalisco tiene registradas cinco mil 533 personas en lista de espera para un trasplante de órgano, Francisco Javier Monteón Ramos, secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos (CETOT), recuerda que existe un subregistro que debe ser atendido por el sector salud. 

La población que acude a Jalisco a solicitar un trasplanteson principalmente de Nayarit, Colima, Michoacán y Zacatecas.  Monteón Ramos puntualiza que son los hospitales los que deben colaborar para que se realice la depuración de ese padrón, porque en muchas ocasiones no eliminan de la lista a los pacientes que fueron trasplantados,  principalmente, en las clínicas privadas. 

Por estos motivos no es fácil tener una estadística fiel sobre el número de personas que han fallecido a la espera de un trasplante.