• LIC. JONATHAN ALEJANDRO FLORES GARCÍA

ADIOS A LA CUESTA DE ENERO


Llega diciembre el mes más esperado por la mayoría por estar lleno de festividades, donde las familias unen sus lazos, las amistades se fortalecen y en donde los bolsillos reciben dinero extra, se reparten aguinaldos, entre otras prestaciones, pero, así como lo recibimos se nos va yendo de las manos en

regalos, fiestas y vacaciones. Diciembre es un mes en el que el consumo promedio de las familias se incrementa y no está mal darte ese tipo de gustos, el error es destinar todo o la mayor parte de tu aguinaldo a estos dejando fuera otros rubros que te permitirán mejorar tus finanzas personales y familiares, como el pago de deudas y el ahorro

Aunado a lo anterior la mayoría de los productos suben de precio en esta temporada, por lo que recibimos al año nuevo sin dinero y con todo más caro.

Pero eso no es todo porque todavía en este mes, se tienen que hacer algunos otros gastos más los que comúnmente hay que saldar, regreso a clases de los menores, pagos de tarjetas etc. A esta situación que vivimos año con año se le conoce como la cuesta de enero.

Todo lo anterior comentado recae en una mala planeación financiera, en no tener una estrategia o presupuesto para afrontar estas festividades de una manera que mantendrían sanas nuestras finanzas y nuestras carteras.

Se habla en la televisión, redes y otros medios sociales de cómo evitar la cuesta de enero, de la solución a dicha situación y todas esas mágicas acciones no hablan de otra cosa mas que planear sabiamente y crear un presupuesto, no existe una manera mas inteligente que afrontar la famosa cuesta de enero mas que prepararse para ella. Es un error el querer afrontarla sin un presupuesto, esto traerá mas de un dolor de cabeza a cualquiera.

Algunos de los pasos a seguir para prepararse para la cuesta son los siguientes:

El primer paso es el más obvio, pero debe realizarse con anticipación: asegurarse de ahorrar un dinero exclusivo para cubrir los gastos importantes.

Si no ahorraste lo suficiente, lo que sigue de inmediato es apretarse el cinturón reducir en la medida de lo posible todos los gastos que no sean necesarios o urgentes. Toda la familia debe cooperar con esto.

Eviten todos los productos y servicios de entretenimiento, los gastos hormiga (comprar dulces o botanas) y los famosos gastos emocionales (adquirir productos y servicios sólo porque se te antojan). Si está en oferta, pero no lo

necesitas, entonces no lo compres, no estas ahorrando, estas gastando en algo innecesario.

Si usaste la tarjeta de crédito, asegúrate de cubrir más del mínimo de lo que debes. La tentación de los meses sin intereses úsalos para comprar bienes duraderos, cuyos beneficios se prolonguen más allá de tu deuda. En términos generales, no tiene sentido pagar durante 18 meses un artículo que te durará tres. Si ya estás en emergencia y estás pensando en empeñar tus cosas, revisa si puedes conseguir un crédito con alguna institución financiera antes de tomar esa medida. Busca alternativas que te ayuden a sobrevivir esta temporada, pero que tampoco te vayan a costar demasiado a mediano y largo plazo.

Lo más importante para sobrevivir a la cuesta de enero es que hagas bien tus cuentas, es decir, que tengas muy claros tus ingresos y posibilidades de gasto, y que seas consciente con tus compras.

Toma todas las precauciones necesarias, te lo agradecerás en el próximo año y si uno de tus propósitos es ahorrar, siguiendo estos consejos podrás estar más cerca de poderlo cumplir.

Bibliografía CONDUCEF. (1 de Enero de 2019). Proteja su dinero. Obtenido de https://www.condusef.gob.mx/Revista/index.php/usuario-inteligente/consejos/260-el- mito-de-la-cuesta-de-enero