• Orlando García

¿CANDIDATOS POR QUÉ?


Tenemos una rara apatía como mexicanos hacia la prevención de sucesos que sabemos nos harán daño cuando ocurran. Quizás la fe o la creencia de que nada nos pasará nos permita sentirnos seguros. Hace un par de años recuerdo a un amigo que tuvo un accidente unas horas después de que se le venció su seguro del automóvil, y tristemente se repetía esta pregunta una y otra vez, ¿por qué no lo pagué a tiempo si de todos modos tenía que hacerlo? Y es precisamente el final de la pregunta la que me hace recapacitar ante tantas cosas que nos pasan como ciudadanos, como padres, como humanos: ¿tengo que hacerlo? Para mí hay algo que me hace pensar en aplazar la decisión de hacer algo, ¿me afecta a mí o afecta a otros lo que deje de hacer? La irresponsabilidad de dejar para después lo que me afecte sólo directamente a mí, creo que nada más me hará darme de topes contra la pared si sucede, sin embargo cuando lo que dejo de hacer afecta a terceros es cuando mi sentido de alarma se enciende. Si algo que se supone debo hacer y que no hago perjudica o perjudicará a otras personas no me queda de otra que ser responsable y hacerlo, sobre todo si me comprometí a ello. Hoy en día la mayoría de los gobernantes se hacen patos con lo que se supone deben hacer, son irresponsables y apáticos ante circunstancias que se pueden prevenir. Pero más apáticos somos nosotros al no exigir que las personas que elegimos para que nos ayuden a organizar, administrar y gestionar no hagan lo que se les venga en gana cuidando sólo sus intereses. Hoy veo una administración gubernamental en mi municipio después de muchos años de estar fuera de él, y jamás me había percatado del nivel de irresponsabilidad que hay en sus promesas de campaña tanto como ahora. No soy tan extremista, sé que hay cosas que se hicieron y que beneficiaron a la sociedad, pero tampoco soy conformista, hay muchas cosas que se dejaron de hacer, cosas tan simples como rendir cuentas, cosas tan simples como aprovechar los recursos para impulsar los deportes, la cultura, la educación; y más que cosas son OBLIGACIONES. Hace algunos días en el debate de candidatos me harté de escuchar la palabra “gestionar”, me harté de escuchar las frases políticas de siempre, los eslogans de campaña, los tonos de voz altos y enérgicos, la poca elocuencia entre lo que se les pregunta y lo que responden. Sí señor, estoy harto de que personas que no saben nada de administración pública, que no saben nada de “gestionar”, que no comprenden la magnitud de ser responsables del futuro próximo de una pequeña parte de la sociedad mundial llamada Ameca sean los que quieren representarnos quién sabe Dios por qué. Y entonces caemos en una ironía, cómo carajos voy a comprometerme a traer un hospital o a decir que voy a arreglar todas las calles si no sé de construcción, si ni siquiera sé lo que es formar una empresa, si no sé lo que es invertir mi dinero, si no sé lo que es administrar mis recursos, si no sé de hospitales, no digo que soy un fracaso, sólo soy realista. La responsabilidad de un mejor futuro para Ameca no debe tenerla alguien que no se dedica a ello, porque será irreal, por mucho corazón que tenga, por mucho que desee hacer un buen papel en un trabajo, aunque cruce los dedos o rece, si no tiene capacidad para realizar algo porque no tuvo esa formación o porque de plano es bueno para otras cosas, lo que va a suceder es que va a quedar mal con sus compromisos, porque su boca será más grande que sus aptitudes ya que sólo tiene tres años para lograr algo, y de aquí a que se capacite pues ya valió. No voy a generalizar, pero sí quiero decir que en algunos casos poco nos falta para votar por simios.

#CANDIDATOS #OBLIGACIONES #RESPONSABILIDAD #EXIGIR

Entradas Recientes

Ver todo

NEGLIGENCIA POR AQUÍ, NEGLIGENCIA POR ALLÁ

No hace falta que mencione más que tres hechos que se han presentado en una semana para que nos demos cuenta que estamos invadidos por la negligencia en cualquier ámbito de nuestra vida cotidiana en A