• DANIELA ZEPEDA

NOTA LA TRAYECTORIA- MIGUEL ÁNGEL NAVARRO


Miguel Ángel Navarro Salazar lleva 52 años cortando el cabello en una famosa peluquería de la calle Carrillo Puerto, supo conjugar su pasión por los deportes y su religiosidad.

Pertenece a un patronato y enfoco sus fuerzas en la creación de una capilla en el Cerro del Obispo, es utilizada por los peregrinos que van a Talpa para descansar, también es encargado de presbiterio en las ceremonias de la Parroquia del Señor Grande de Ameca.

Menciona que todo lo que realiza lo hace feliz, le ayuda a distraerse

“Me gustan todas las actividades que tengo, me siento feliz, la peluquería me ha dado muchas satisfacciones”.

Dedica tiempo para el mismo y lo disfruta en el cerro:

“estar en la actividad de la capilla del Cerro del Obispo me divierte mucho, me desestresa, todos los jueves me voy a esa capillita”.

Miguel esta satisfecho con su oficio pero algunas veces se presentan complicaciones

“Lo más complicado es cuando me cae un cliente que quiere que lo rasure y yo les digo que no, a rasurar nunca me enseñe”.

Desde pequeño quiso dedicarse a la carpintería, entro a un taller de carpintería y es una de sus más grandes pasiones, si no fuera peluquero, hubiese sido carpintero:

“ tengo amigos carpinteros y voy y hago algún trabajo, en mi casa yo hice mi comedor”.

Manifestó su tristeza por el deceso de su compañero de peluquería, quien falleció el nueve de febrero de 2018:

“Estoy un poco triste por la perdida de mi hermano Armando, fue mi compañero durante 35 años”.

Encaminó su pasión por los deportes pues desde muy joven jugó en el Club Ameca Fc. y ahí comenzó haciendo tablas de posiciones, se desempeñó como locutor cuando el equipo Industria estaba en tercera división y como periodista deportivo en periódicos como “el pollo Chismoso”, escribió para “La Voz del Valle”, después para el periódico “El As de Ameca” y actualmente y desde hace 25 años colabora con periódico “El Regional”.

“me empezó a nacer desde que estaba chiquillo”.

#MiguelNavarro #oficio #Peluquería