• Profesor Gonini

LA COLUMNA DEL PROFE GONINI Sueños truncados


"Puedo aceptar fallar, todo el mundo falla en alguna ocasión. Lo que no puedo aceptar es no intentarlo."

Michael Jordan

Alguna vez se ha preguntado usted, ¿qué sucede con el sueño de muchos niños de convertirse en deportistas de alto rendimiento, en deportistas profesionales?

La respuesta es sencilla, se queda solamente en eso, en una ilusión, en un anhelo, en una fábrica de quimeras. Y luego surge otro cuestionamiento, ¿por qué esos sueños se quedan solamente en buenas intenciones?

Y la respuesta tristemente, en la mayoría de los casos, es por la falta de apoyo y la poca o nula capacidad económica que tienen las familias de estas grandes promesas Amequenses para poder solventar los gastos que se generan en el proceso de su formación.

Ameca es una tierra prolífica en al ámbito deportivo, un lugar de abundancia, fértil para sacar talentos de cualquier parte. Y para muestra citaré el caso del jovencito Alejandro Jiménez Ulloa que actualmente, gracias a su dedicación, constancia y perseverancia, está jugando para el equipo de las CHIVAS en tercera división profesional. Otra historia de éxito y sacrificio es la de Edwin Alexis Cándido Cruz quien orgullosamente desde hace un par de años forma parte de fuerzas básicas del equipo de CHIVAS categoría 2005. Y, finalmente, el más pequeño pero de gran talento en esta trilogía, Isaac González Meza categoría 2006, quien también forma parte ya de las fuerzas básicas del rebaño sagrado del Guadalajara.

En estas tres historias que les acabo de relatar hay un común denominador, el apoyo extraordinario de los padres y el sacrificio de estos futbolistas por estar buscando ese sueño.

Y es que no ha sido nada sencillo para los papás sortear el calvario económico que representa trasladar a sus hijos cuatro, cinco o hasta seis veces por semana a GUADALAJARA a sus entrenamientos, comprar los uniformes, zapatos, comidas, colegiaturas y lo que se acumule.

No obstante todas esas vicisitudes o situaciones difíciles, el amor, la fe, la determinación y el deseo que tienen estos papás, les dan fuerzas para que esa ilusión se vea cada vez más cercana.

Estas son las historias donde afortunadamente los padres juegan un papel preponderante y determinante para apoyar a sus hijos. Sin embargo, ¿qué sucede con esos niños que no corren con la misma fortuna y ven cortados de tajo todos sus sueños, sus aspiraciones, sus anhelos de convertirse en deportistas profesionales?

Ante esta problemática de tantos sueños truncados por falta de apoyos para estos niños con hambre de trascender, creo firmemente que sí hay opciones para que no se corten más esas ilusiones, aquí mi propuesta:

Hacer una especie de “apadrinamiento” con esos jovencitos. Sabemos que hay personas en nuestra localidad con una posición económica favorable, a ellos va dirigida esta propuesta para que apoyen a estos chicos en su proceso formativo y hacer una especie de convenio donde se establezcan lineamientos de ambas partes y que una vez que estos talentos logren consolidarse de manera profesional, retribuirles económicamente a sus “padrinos” para que ese círculo de altruismo siga dándose y de esa forma no sigamos viendo más esos sueños truncados. Esta propuesta la hago con conocimiento pleno porque en otros lugares de la región ya lo están haciendo con muy buenos resultados.

¡GRACIAS Y HASTA LA PRÓXIMA!