• SAMUEL BUENROSTRO

PATRICIA AGUILAR RAMOS 41 AÑOS EN LA PASTELERÍA LA SORPRESA


Patricia Aguilar Ramos, originaria de Ameca, Jalisco nació en 1968, es la hija más pequeña del matrimonio entre Delia Ramos y Antonio Aguilar Ramos, quienes juntos procrearon una familia de 11 hijos. Paty Aguilar, como normalmente le llaman, actualmente dirige el negocio de la pastelería la “Sorpresa”, quien acaba de cumplir 100 Años, conseguidos gracias al arduo y cariñoso trabajo de tres generaciones en la familia. Paty lleva ya 41 años de trayectoria ininterrumpida, sin embargo ella comenta que no ha estado sola, su familia, su esposo y las personas que han colaborado en la panadería han hecho que siga en pie esta emblemática pastelería en Ameca.

¿Cómo comenzó usted en este oficio de la repostería?

Yo aqui nací entre las trincheras de harina, todos crecimos al lado de mis papas, ayudando en lo que pudiéramos, conforme a nuestras edades nos designaban ciertos roles, teníamos panaderos que se dedicaban a la elaboración del pan, y mi mamá hacía las cosas de más especialidad, como los pasteles, los bocadillos, le mandaban hacer banquetes también a ella. Todos estábamos en conjunto ayudando, yo con uso de razón tengo desde los 8 años de edad en el equipo formal, quiere decir que ya tengo 41 años en el oficio.

¿Cómo ha cambia a lo largo del tiempo la pastelería?

Mis abuelos comenzaron con el pan de mesa, como conchitas, ojitos de buey, tostados, lo que comúnmente vemos en las tiendas, y poco a poco se la ido dando un giro de repostería fina sin dejar de menoscacabo el pan, sólo que actualmente agregamos granos y nutrientes para hacer panes integrales. Se fue perfilando a pastelería debido a la demanda de los clientes.

¿Cuando cambio a Pastelería la Sorpresa?

En el año de 1989 le dimos la apertura a la primer pastelería formal aquí en Ameca, porque muchas personas hacen en sus casas, pero el primer establecimiento de pastelería en Ameca fue de la Sorpresa, y se inició frente al mercado donde actualmente están las fuentecitas. Al día de hoy contamos con 4 locales en Ameca y uno en Guadalajara.

¿Usted ha estudiado repostería?

Aprendimos aquí lo básico, con mi mamá, hacíamos desde bocadillos, gelatinas, pasteles, el fin de semana era estar todos, mis hermanas haciendo un pastel de boda, nos pasábamos todos el día haciendo el pastel porque mi mamá no quería que tuviera ninguna arruga, quería que quedara todo lisitio lisito por todos lados, era una cosa bien bonita. Todos aportábamos, unos hacían el betún, otros pegábamos, otros armábamos. Sí he tomado cursos, hay que estar constantemente en cursos, pero así aprendí.

¿Con qué dificultades se ha encontrado con este negocio?

Es muy cansado, porque es estar muchas horas de pie, el día de hoy tenemos que estar pensando en los pedidos del día siguiente, los pedidos que se van a transportar a la ciudad de Guadalajara y a parte hay que estar al pendiente de las materias primas. Es mucho trabajo mental, mucho desgaste, pero nos gusta y aquí estamos.

¿Qué logros ha obtenido la pastelería?

Más que logros son satisfacciones o reconocimientos de saber que mis pasteles han salido de México y han ido hasta Alemania, Dubia, Cuba, Hawai y a la India, y pues eso para mí es un gran orgullo.

El sábado pasado le dieron un reconocimiento en el Festival Sabor Es Jalisco por la trayectoria de La Sorpresa, ¿cómo se sintió con eso?

Ay, pues para mí fue muy grato recibirlo en nombre de toda mi familia, no nada más es mío, mis hermanos también hicieron su trayectoria, a mí me tocó representarlos, en los últimos años soy yo la que ha estado encargada del negocio, pero ellos también tuvieron qué ver en el medio de todo este trayecto de 100 años, fue un trabajo muy arduo, todos cooperando. Se lo dedico a mis abuelos, a mis padres, y también con los que colaboran con nosotros, con mucho trabajo y esfuerzo, y no tiene que faltar el reconocimiento a mi esposo, por ayudarme mucho. También reconocer a una tía que confiaba mucho en mí y que siempre estaba al lado mío... [] No es Paty sola, son todos los que están alrededor de mí y que me quieren.

¿Que significa para usted la pastelería la sorpresa?

Mucho jajaja(risas), te puedo decir que es mi vida, mi casa, donde puedo plasmar algo de mí, donde puedo tener contacto con las personas, poder entablar una platica un saludo, es todo para mí.

¿A parte de dirigir La Sorpresa, qué otras cosas hace Paty Aguilar?

Me gusta caminar, me gusta pasear, estar en contacto con la naturaleza, las montañas, el mar, saludar a los viejitos del asilo, las flores, las mariposas. Aunque la pastelería siempre está conmigo las 24 horas, a veces ya no quiero pensar tanto pero siempre está ahím “todo para tus pasteles”, dicen mis hijos.

¿Cómo describiría usted a Paty Aguilar?

Paty Aguilar es comprometida, alegre, enojona de repente, con metas por alcanzar, con ánimos de seguir y seguir hasta dónde Dios nos lo permita.

¿Si Paty Aguilar no fuera repostera, a qué otra cosa se hubiera dedicado?

Antes me gustaban las matemáticas, como a mi hermana Cristi, una excelente maestra, pero de verla estudiar tanto yo desistí de ser maestra, yo quería ser maestra pero estudiaba muchísimo y yo no quería estudiar tanto [risas, si no yo hubiera sido maestra.